Antigüedades Científicas

La ciencia de nuestros antepasados

Desde antiguo, el ser humano, gracias a su naturaleza curiosa por excelencia, se ha preguntado por el origen de las cosas más nimias. El ansia de conocimiento dio paso, siglo tras siglo y en diferentes civilizaciones, a complejos estudios y ensayos para probar diferentes teorías empleando instrumentos científic...

La ciencia de nuestros antepasados

Desde antiguo, el ser humano, gracias a su naturaleza curiosa por excelencia, se ha preguntado por el origen de las cosas más nimias. El ansia de conocimiento dio paso, siglo tras siglo y en diferentes civilizaciones, a complejos estudios y ensayos para probar diferentes teorías empleando instrumentos científicos y cálculos. Con la aparición del método científico y su popularización de la mano de filósofos y científicos, se establecieron unos pasos a seguir para la afirmación de diferentes teorías: observación, formulación de hipótesis y experimentación. Gracias a la inventiva del ser humano, se fueron creando por necesidad diferentes herramientas de estudio que facilitaron el trabajo tanto a científicos como a docentes. Estos instrumentos de estudio son clasificados actualmente como preciadas antiguedades cientificas, testigos de victorias y derrotas en el ámbito del estudio científico.

Si hay un tipo de antigüedades fascinantes son precisamente las antiguedades cientificas. Aparatos alumbrados por mentes extraordinarias que han permitido el desarrollo de la de la humanidad y nos han procurado unos estándares de vida envidiables. Las antiguedades cientificas constituyen de todas todas los objetos más codiciados por los estudiosos porque ayudan a contar un relato ordenado y coherente sobre el progreso científico. Los objetos aquí expuestos representan la punta de lanza de un momento concreto de la historia, además de gritarnos nuestros aciertos y susurrarnos nuestros errores.

Piezas antiguas, únicas y funcionales

Para los amantes de las antiguedades cientificas tenemos diferentes herramientas de carácter científico y educativo de varias épocas diferentes. Estas herramientas son perfectas para completar su colección de antigüedades o para saciar su curiosidad como amante de la ciencia y conocer los instrumentos que emplearon nuestros antepasados para sumergirse en este fascinante mundo.

Las antigüedades que componen esta sección

Podrá encontrar todas nuestras antigüedades científicas clasificadas en diferentes categorías para poder encontrar aquellas que más le interesen:

  • - Microscopios antiguos: disponemos de una amplia variedad de microscopios binoculares, monoculares, de tambor, para disecciones o botánicos entre otros. En esta sección podrá encontrar piezas de más de 200 años de antigüedad en perfecto estado.
  • - Antigüedades médicas y de farmacia: si está buscando auténticas piezas antiguas de instrumental médico, le invitamos a revisar nuestros estuches de cirujano, estuches de dentista, botes de farmacia, balanzas de precisión y trompetillas.
  • - Topografía e ingeniería antigua: las primeras representaciones científicas de la superficie terrestre fueron posibles gracias a diversos instrumentos de medición como teodolitos antiguos, niveles topográficos o pantómetros que, aunque puedan parecer rudimentarios, han trascendido en el tiempo hasta nuestros días.
  • - Antigüedades de laboratorio: las herramientas empleadas en la enseñanza y en la investigación científica han ido evolucionando con el tiempo. En nuestra tienda encontrará diversas antigüedades científicas de laboratorio como balanzas o polarímetros antiguos entre otros.
  • - Antigüedades ópticas: el sector de la óptica nos ofrece instrumental realmente interesante empleado por navegantes o astrónomos para efectuar sus estudios o para encontrar el rumbo en un viaje. Tenemos varios telescopios, catalejos, estereoscopios o sextantes en perfecto estado y totalmente funcionales.
  • - Otras antigüedades científicas: las piezas más curiosas y únicas de nuestra colección se encuentran en esta sección de instrumentos misceláneos que han sobrevivido durante siglos hasta llegar a nuestras manos.
Más

Antigüedades Científicas 

Hay 55 productos.

Subcategorías

  • Microscopios Antiguos

    Coleccionar microscopios antiguos

    El afán de sabiduría del ser humano no tiene límites. De la misma manera que sintió la necesidad de observar cuerpos lejanos, su infinita curiosidad le llevó a desarrollar el microscopio para percibir objetos minúsculos. Desde la invención de aquellos microscopios antiguos han pasado más de 400 años. En el siglo XIII, el italiano Salvino D´Armato creó los anteojos, pero la invención del microscopio se atribuye a Zacharias Janssen, un fabricante de anteojos que, en 1590, creó el primer microscopio compuesto. En 1665, el científico inglés, Robert Hooke publicó “Micrographia” donde describía sus su experiencia con la microscopia. Usó por primera la palabra células. Anton van Leeuwenhoek era un comerciante neerlandés con habilidades para construir microscopios. Con ellos observó en 1673, por primera vez, glóbulos rojos y espermatozoides. Hallazgos como éste le convierten en el “padre de la microbiología”.

    El invento se extiende por el mundo

    En el siglo XVIII y XIX, surgieron distintas firmas en Europa y Estados Unidos destinadas a comercializar este producto. Algunas continúan vigentes en la actualidad. Entre las más famosas se encuentra la marca de Ernst Leitz, que se convirtió en una de compañías ópticas punteras en el siglo XIX en Alemania. Más tarde pasó a llamarse Leica. También en Alemania, Carl Zeiss empezó su producción en 1847. Los microscopios que inventó eran muy precisos y de gran calidad. Hoy en día es una de las empresas líderes en microscopia. Carl Friedrich Wilhelm Reichter fundó en 1876 en Viena su propia empresa; allí inventó un microscopio modular y versátil. El óptico francés Camille Sebastien Nachet diseñó modelos que le daban mucha importancia a la estética. Este tipo de microscopios fueron utilizados por Pasteur y Cajal. La empresa de Richard Beck fue primero conocida como Smith&Beck hasta que se incorporó su hermano James. La firma inglesa construyó objetivos de excelente calidad. William Watson fundó la compañía en 1837 en Londres. Su hijo Thomas extendió el negocio fabricando equipos fotográficos. Thomas Ross era hijo de Andrew Ross, miembro fundador de la Sociedad del Microscopio en Londres en 1839. Fue uno de los mejores fabricantes en la Inglaterra victoriana. Henry Crouch fue uno de los fabricantes de microscopios ingleses que más exportaba a Estados Unidos después de una demostración impresionante en una feria en 1876 en Filadelfia. La sociedad Bausch &Lomb fue fundada en Estados Unidos por dos inmigrantes alemanes. Empezaron fabricando gafas. En 1874 empezaron a construir microscopios compuestos.

    Y estas son solamente unas pocas, aunque quizás las más famosas.

    Tipos de microscopios antiguos más habituales

    A lo largo de los años se crearon varios tipos de microscopios según el propósito que existiera detrás: principalmente existen dos grandes grupos, microscopios simples y microscopios compuestos.

    • - Los microscopios simples: Usan una sola lente para aumentar las muestras observadas y el aumento que proporcionan es muy limitado.
    • - Los microscopios compuestos. Tienen una óptica más compleja porque están formados por múltiples lentes. Se usan para observar detalles minúsculos que el ojo humano es incapaz de percibir. Entre otros podemos encontrar:
    1. - Microscopios compuestos monoculares: solo disponen de un tubo para un ojo. Los grandes descubrimientos de la microbiología fueron posibles gracias a estos tipos de microscopios.
    2. - Microscopios binoculares: contienen dos tubos para los ojos, uno para cada uno. Las imágenes que proporcionan son más nítidas y permiten la observación durante un tiempo prolongado.
    3. - Microscopios de tambor: fueron diseñados por Benjamin Martin a principios del siglo XVIII. Se componen de un cilindro donde se encuentra la óptica. Están hechos de latón aunque los primeros eran de madera y cartón.
    4. - Microscopios tipo Cary Gould. Inventado en 1820. Su portabilidad le hizo muy popular entre naturalistas, mineralogistas y botánicos.
    5. - Microscopios botánicos. En los siglos XVIII y XIX los microscopios se convirtieron en la herramienta idónea para este gremio. Eran de bolsillo y tenían una pequeña caja para guardarlos.
    6. - Microscopios para disecciones. Se patentaron en el siglo XIX y servían para lo que indica su nombre.
    7. - Microscopios tipo Nuremberg. Hecho de madera, el tubo está insertado en un trípode de tres patas en cuya base se encuentra el espejo. Se fabricarion en el siglo XVIII o principios de XIX
    8. - Microscopios petrográficos antiguos. Identificaban sustancias cristalinas y fibrosas.

    Algunas de estas joyas para coleccionistas tienen más de doscientos años detrás y una belleza muy especial. Los microscopios antiguos son, además, testigos del paso del tiempo y el avance de la humanidad. Cualquier colección de miscroscopios brillará por sí sola.

  • Antigüedades Médicas y de Farmacia

    La historia de la medicina es la historia de la humanidad. Desde los comienzos, el hombre ha creado e ideado instrumental médico para sanar y aliviar las enfermedades de sus congéneres. Los antiguos textos griegos y romanos ya nos hablan de un instrumental médico para cirugía muy similar al que se utilizó durante los siglos venideros. Incluso, si retrocedemos más atrás en el tiempo, encontramos evidencias de trepanaciones, realizadas algunas con éxito, en restos de homínidos hallados en yacimientos arqueológicos. A pesar de que el instrumental médico ha sido perfeccionado gracias a los avances técnicos, resulta sorprendente cómo lo más básico conserva la estructura original.

    Una apasionante colección de antigüedades médicas

    Las antigüedades médicas y las antiguedades de farmacia producen una increíble fascinación, no sólo por su interés científico e histórico sino porque en él está contenido la lucha implícita del hombre contra las enfermedades. Adentrarse en el coleccionismo de antigüedades médicas y antigüedades de farmacia es atesorar un poco de ese misterio. En esta sección se encuentran piezas de una gran calidad, belleza y autenticidad; una oportunidad para comenzar o ampliar una colección que perdurará en el tiempo; o bien, agasajar a un familiar o amigo con un elegante y distinguido regalo.

    Piezas de gran calidad y belleza

    En esta sección se pueden encontrar asombrosas y raras antiguedades medicas y de farmacia ante las que resulta imposible no maravillarse como:


    - Instrumental médico como antiguos estuches de campaña, datados en el siglo XIX con todo lo necesario para realizar intervenciones quirúrgicas en el campo de batalla; instrumental para trepanaciones; estuche para autopsias de principios del siglo XX o un aparato de electromedicina de 1900 con su panel de mandos y dispositivos originales.
    - Antigüedades para farmacia entre los que podemos encontrar raros y fascinantes botiquines de madera del siglo XIX, delicadas balanzas de precisión en perfecto uso o curiosos y fascinantes frascos de principios de siglo con productos farmacéuticos en su interior.
    - Instrumental para dentistas como un curioso y elegante torno a pedales de hierro fundido de 1900 o un estuche de madera con todo lo necesario para un dentista ambulante datado a principios del siglo XX.
    - Otro tipo de antigüedades: Piezas de gran belleza como una antigua prensa original de la época victoriana para elaborar píldoras, interesante y decorativa, cuenta con sus engranajes originales y accesorios como boquillas y émbolos. Instrumentos para realizar sangrías como un escarificador del siglo XIX realizado en Alemania, digno de estar expuesto en un museo.

    La fascinación y el interés aumenta a medida que nos adentramos en este recorrido por las antiguedades medicas y antiguedades de farmacia. Una apasionante faceta del coleccionismo que supone una inversión muy gratificante.

  • Topografía e Ingeniería Antigua

    Breve historia de los instrumentos topográficos

    La topografía, en cuanto ciencia que estudia los principios y procedimientos asociados a la representación gráfica de la superficie terrestre, tiene una historia que se remonta a épocas pretéritas. Ya los antiguos romanos, para construir sus canales y acueductos, utilizaron aparatos topográficos con los que realizar el nivelado, como la llamada dioptra, un instrumento de nivelación predecesor del actual teodolito. La primera escuadra fue asimismo construida por el ingeniero romano Vitruvio, sirviéndose para ello de los fundamentos del teorema de Pitágoras. Más adelante, la civilización árabe desarrolló el astrolabio, al tiempo que se difundía el uso de la brújula.

    Entre finales del siglo XVI y comienzos del XVII se producen importantes avances, como la introducción del teodolito-brújula o la aparición de la cadena de agrimensor, hasta que en 1720 se perfecciona por Jonathan Sisson el primer teodolito propiamente dicho, el cual contaba con cuatro tornillos niveladores. Estos teodolitos antiguos coinciden con la aparición también en el siglo XVIII de los primeros goniómetros. En el siglo XIX aparecen los telémetros de imagen partida y a comienzos del XX la estadía de invar o mira horizontal. En 1936 se fabricó en la antigua Unión Soviética el primer distanciómetro, que a lo largo del siglo XX fueron evolucionando hacia el distanciómetro de microondas y el de láser. Así las cosas, una gran parte de los aparatos topográficos antiguos que pueden encontrarse hoy en día proceden precisamente de los siglos XVIII, XIX y XX.

    Antigüedades topográficas para colección

    Los topógrafos y demás profesionales de la construcción (ingenieros, arquitectos, aparejadores…), así como todos aquellos que deseen comenzar o ampliar una colección sobre antigüedades topográficas, niveles topográficos antiguos o aparatos de ingeniería antiguos, no deben dejar de visitar esta fascinante sección sobre Antigüedades Topográficas y de Ingeniería, donde hallará todo tipo de antiguedades relacionadas con la topografía e ingeniería de cualquier rama. Se trata de aparatos topográficos antiguos que se hallan en perfecto estado de conservación y funcionamiento, conservando todas sus piezas originales de época en óptimas condiciones de uso.

    Principales instrumentos topográficos antiguos

    En esta fascinante sección podrán los interesados encontrar cualquier clase de aparato topográfico antiguo, destacando entre otros los siguientes:

    - Teodolitos antiguos. Son instrumentos de medición de naturaleza mecánica-óptica con los que medir diversos tipos de ángulos (verticales y horizontales) con una elevada precisión.

    - Niveles topográficos antiguos. Su objetivo principal es medir desniveles entre puntos ubicados a diferentes alturas.

    - Grafómetros antiguos. Es un instrumento utilizado para la medición de ángulos en trabajos de topografía.

    - Pantógrafos antiguos. Se utiliza sobre todo para copiar, aumentar o reducir dibujos de forma mecánica.

    - Inclinómetros antiguos. Se usa para medir la inclinación de un plano con respecto a la superficie terrestre.

  • Antigüedades de Laboratorio

    De la Alquimia a la Física

    La alquimia, tenida hoy como práctica seudocientífica, se considera precursora de las ciencias modernas, tanto por los procedimientos como por los instrumentos empleados. Su presencia se extiende a lo largo de 2.500 años, desde la Mesopotamia Antigua hasta la Europa del siglo XVIII, cuando fue descalificada como ciencia. Un siglo antes, en el XVII, había nacido, con Galileo Galilei, la ciencia moderna y habían comenzado a inventarse, con el telescopio y el binóculo, los instrumentos de laboratorio que habrían de servir a los fines del método científico.


    Galileo, bajo inspiración copernicana, afianzó la práctica de la experimentación en las ciencias al recoger, medir, observar, comparar y verificar variables e hipótesis. Francis Bacon y Johannes Kepler habían señalado el camino.

    De los inventos a las antiguedades

    Con la invención del espectroscopio a principios del siglo XIX, Fraunhofer dio el paso decisivo para medir la longitud de onda de la luz. El espectroscopio antiguo se usaba solamente para observar un espectro. Con el moderno se obtiene el espectro a observar. Fuera de eso, entre el espectroscopio antiguo y el de la actualidad no hay diferencia.


    Siguiendo en el campo de las investigaciones sobre la luz, gracias a la invención de los prismas por William Nicol se inventó, todavía en el siglo XIX, el polarímetro, que se vale de la luz polarizada para medir el poder rotatorio de los cuerpos. A diferencia del polarímetro antiguo, que se manipulaba manualmente, el de hoy en día es capaz de hacer mediciones automáticas. El polarímetro antiguo requería tiempo de manipulación; el de la actualidad arroja resultados en un segundo, gracias al desarrollo de la electricidad y de las tecnologías computacionales.


    El sacarímetro, otro invento del siglo XIX, muestra el interés de la Física en la búsqueda de la precisión. Este aparato, con el que se determina la proporción de azúcar que contiene un líquido, revela el servicio de la ciencia a la industria. El comercio del azúcar experimentó una enorme expansión durante esa centuria. Empleado también en enología, este instrumento irlandés de medición evolucionó del uso óptico al digital.


    Valor intrínseco de las antigüedades

    Vínculo entre Historia y Ciencia, los instrumentos de laboratorio son una muestra de la creatividad y del ingenio del ser humano. Sorprende la simplicidad de los principios en los que se basa su invención y la magnitud de los resultados. El simple barómetro inventado por Torricelli a mediados del siglo XVII midió por primera vez la presión atmosférica.


    Pasado el tiempo, si prevalecen, instrumentos tan útiles al ser humano se convierten, como es natural, en antigüedades de laboratorio y adquieren un valor distinto. Ahora son Antiguedades. Piezas preciosas para el coleccionista, para el amante de la ciencia y observador de la historia.


    Protagonistas silentes de su tiempo, he aquí a estas antigüedades de laboratorio convertidas en testigos, también silentes, de otros tiempos que de algún modo se forjaron con su ayuda. De ahí el estímulo de adquirir estas piezas.


    Además de los espectroscopios antiguos, los polarímetros antiguos y los sacarímetros antiguos, los coleccionistas que visitan esta página en busca de antigüedades de laboratorio valoran los aparatos para demostraciones físicas y otros aparatos de experimentación y enseñanza de las ciencias. Y, por supuesto, el imprescindible material de laboratorio, tales como tubos de ensayo, probetas, alcoholímetros, densímetros, balanzas, vasos y otros.


    La colección no se agota en esos efectos. Aunque muchas veces la venta es rápida, los artículos se renuevan al ritmo de las nuevas adquisiciones.

  • Antigüedades Ópticas

    Breve historia de los instrumentos ópticos

    Si bien existen abundantes pruebas de que en el mundo antiguo ya se utilizaban instrumentos ópticos, como la famosa lente de cristal de roca del faraón Semempses con 5000 años de antigüedad, la primera lente moderna data del siglo XVI, cuando el alemán Lippershey intentó patentar sus cristales. A partir de aquí, Galileo perfecciona el invento creando telescopios de hasta treinta aumentos. De esta creativa época datan también el primer microscopio y los primeros catalejos de tubo corredizo. Poco después vendrían los anteojos tal como los conocemos, las lentillas de contacto y el estereoscopio, progresos que dejaron atrás una serie de antigüedades ópticas de gran valor histórico.

    Variedad en antigüedades ópticas

    Si eres amante de las antiguedades, y en particular de los instrumentos ópticos antiguos, en esta sección encontrará ese telescopio antiguo que siempre ha querido y que puede ser el ejemplar ideal para iniciar su colección de antiguedades ópticas. También encontrará antiguos catalejos marinos o de campo, lupas antiguas y los estereoscopios más raros que pueda imaginar.

    Piezas que podrá descubrir en esta sección

    • - Telescopios antiguos: de los más preciados entre las antiguedades ópticas, aquí podrá encontrar piezas antiguas fechadas entre el siglo XVIII y principios del XX, modelos que conservan sus componentes originales, para sobremesa, desmontables, con trípode y estuches de madera originales.
    • - Estuches de lentes para oftalmólogo y aparatos oftalmológicos: a medida que la fabricación de aparatos oftalmológicos se desarrollaba, surgió la necesidad de crear estuches especiales para ellos. Aquí encontrará estuches antiguos donde los profesionales ópticos guardaban todo tipo de lentes, además de su instrumental de cirugía.
    • - Catalejos y binoculares antiguos: disponemos de catalejos y binoculares tanto marinos como de campo, que datan del siglo XIX y principios del XX. Puede encontrar marcas conocidas como William Harris & Son o J. H. Steward, de cuatro o cinco cuerpos, con o sin trípode; piezas indispensables para armar su colección de instrumentos ópticos antiguos.
    • - Sextantes y octantes: estos instrumentos de navegación permiten medir la altura de los astros en relación con el horizonte marino. Aquí puede encontrar preciosas piezas de principios del siglo XIX y de mediados del siglo XX.
    • - Estereoscopios antiguos: también conocidos como “visores estereoscópicos”, disponemos de piezas de principios del siglo XX, tanto magnéticos como automáticos, de prestigiosas marcas como Educa, Planox, Le Multiphote, de fabricación francesa, todos muy bien conservados y con lentes de la época.
  • Otras Antigüedades Científicas

    Las antigüedades científicas esconden en su interior toda la pasión por el saber del ser humano, así como su increíble ingenio a la hora de intentar abarcarlo. Dentro de este campo podemos encontrar todo tipo de piezas: desde fascinantes microscopios hasta material de laboratorio, así como magníficos instrumentos de ingeniería. Pero son las antigüedades científicas más curiosas y especiales las que muchas veces, despiertan mayor admiración. Barómetros antiguos, termógrafos de época, raros barógrafos, curiosos anemómetros e instrumentos náuticos con misteriosas singladuras a sus espaldas conforman un universo muy especial, digno de las mejores novelas de ciencia y aventuras.


    Barómetros antiguos y barógrafos antiguos


    El ingenio de los inventores de la segunda mitad del siglo XIX se despliega en los barómetros antiguos y los barógrafos antiguos presentes en nuestras colecciones. El barómetro es un elemento que mide la presión atmosférica; forma parte del mecanismo del barógrafo, un instrumento que refleja dichas mediciones en bobinas de papel, de las cuales se obtienen datos para realizar las predicciones atmosféricas. Los barómetros antiguos funcionan según el mecanismo inventado por Evangelista Torricelli en 1643, aunque el nombre definitivo de estos instrumentos les fue otorgado por Edme Mariote veintitrés años después. En cuanto a los barógrafos antiguos, su mecanismo se basa en el sistema diseñado por Alexander Cumming alrededor de 1760. Con este instrumento, Cunning afirmó realizar el primer registro de la historia mediante el uso de una célula aneroide.


    Anemómetros antiguos


    Otras antigüedades científicas que despiertan nuestra curiosidad son los anemómetros antiguos. Estos fascinantes instrumentos, fundamentales en meteorología, se encargan de medir la velocidad del viento. Al parecer, los primeros anemómetros fueron inventados por la civilización maya (1200-1400 a.C.), donde se han encontrado signos del uso de instrumentos similares. Pero no es hasta 1450 cuando se construye el primer anemómetro tal y como lo conocemos. Fue diseñado por León Battista Alberti, humanista de referencia y figura esencial del Renacimiento italiano. Los anemómetros antiguos que podemos encontrar hoy en las mejores colecciones están fabricados de acuerdo a su diseño original: un disco con un péndulo móvil que oscilaba accionado por el viento, con una escala que marcaba su intensidad. En la actualidad, es posible admirar anemómetros antiguos fabricados en el siglo XIX o a principios del siglo XX, con mecanismos más complejos que combinan un sistema de cazoletas o aspas con un dial o esfera numerada.


    Brújulas antiguas


    Las brújulas antiguas son piezas muy buscadas por los amantes de las antigüedades náuticas. La belleza del latón pulido, la mágica precisión de sus mecanismos y su estética de principios de siglo nos transportan tiempos pasados, cuando los viajes en barco duraban meses… Se cree que las primeras brújulas fueron inventadas en China en el siglo IX: su mecanismo, una aguja que flotaba sobre una vasija llena de agua, es similar al de la mayoría de las brújulas antiguas que se conservan en la actualidad. Sin embargo, hay voces que sugieren que pudieron ser inventadas también en Europa de forma independiente: curiosamente, la aguja de las brújulas antiguas chinas apuntaba al sur, mientras que las brújulas antiguas europeas siempre señalan el norte.  La invención de la brújula supuso un enorme avance, sobre todo para la navegación marítima, que hasta entonces se guiaba según la posición de los cuerpos celestes.


    Nuestra colección de antigüedades científicas no solo se circunscribe a estos magníficos instrumentos. En ella es posible encontrar también termógrafos antiguos, curiosos relojes de sol con más de un siglo de antigüedad, colecciones de muestras o especímenes para microscopios que formaron parte de laboratorios de época… Todo el saber de los científicos de tiempos pasados, condensado en los aparatos más atractivos e ingeniosos de la antigüedad.

por página
Mostrando 1 - 18 de 55 items
Mostrando 1 - 18 de 55 items