B-029

Antiguo Juego de Sangría y Ventosas para Uso Médico en Estuche Original. Siglo XIX-XX

Vendido

authentication_certify

Este curioso artículo, en muy buen estado de conservación, es un equipo para la realización de sangrías en los pacientes. Con más de cien años de antigüedad, se trata de una pieza de coleccionista que ha llegado a nosotros en muy buen estado de conservación. El juego está completo, formado por seis ventosas de vidrio de distintos tamaños para realizar la succion, un escarificador en perfecto funcionamiento y una bomba para eliminar el aire contenido en las ventosas y así crear el vacío. Todas las piezas están en buen estado, aunque la bomba no funciona: la pieza de cuero que remata el émbolo está deteriorada. Sin embargo, se puede cambiar por una pieza similar de caucho para recuperar su funcionalidad. La terapia con ventosas de vacío es una técnica milenaria que se remonta la época mesopotámica (3.000 a.C.), cuando los antiguos chamanes las empleaban para extraer los espíritus responsables de las enfermedades del cuerpo del enfermo. También se empleó en lugares tan dispares como Egipto, la India o Grecia, donde Hipócrates dejó escritas instrucciones para su aplicación. En el siglo XX se recuperó su uso, sobre todo por parte de la medicina alternativa. Hoy día sus beneficios crean controversia, habiendo quien alaba sus bondades y quien señala que la terapia no tiene ningún efecto sobre los pacientes. Dejando aparte su uso médico, este juego de ventosas tiene gran interés por su antigüedad, su belleza y su excelente estado. Las ventosas se presentan por parejas de tamaños: hay dos piezas pequeñas, dos medianas y dos grandes. Las ampollas de vidrio son las originales, y también lo son las conexiones metálicas. En el estuche también encontramos un pequeño aparato de metal, cuyo resorte hace aparecer unas afiladas cuchillas: es un escarificador empleado para favorecer el sangrado y así realizar sangrías o flebotomías. La bomba de vacío, por su parte, conserva todas sus piezas metálicas y la cánula flexible; al igual que el del escarificador y las ventosas, el metal se muestra liso y brillante. El estuche, por su parte, está en muy buenas condiciones: revestido en símil piel negra, conserva el asa y el cierre originales. Su interés científico y su antigüedad hacen de este juego de ventosas una pieza muy especial, perfecta para completar la mejor colección de antigüedades médicas. Medidas (estuche abierto): Ancho: 36 cm. Fondo: 40 cm.

30 Piezas Recomendadas Dentro De La Misma Categoría: