A-322

Impresionante Cáliz de Obispo en Plata Maciza, con Patena. Francia, Circa 1870

authentication_certify

Magnífico cáliz de obispo, digno del Museo Vaticano, de gran tamaño y fabricado en Francia en plata maciza a finales del siglo XIX (circa 1870). Se trata de una espectacular pieza de arte sacro, llena de belleza y estilo y con contrastes en todas sus partes. El cáliz está perfectamente conservado y también la patena que lo acompaña, grabada con las iniciales IHS, la cruz y el Sagrado Corazón: el acrónimo clásico que representa a Cristo. El conjunto de cáliz y patena muestra una belleza sin igual, muy especialmente el primero, cuyo gran tamaño permitió al orfebre que lo realizó desplegar su arte en forma de labrados decorativos de gran calidad artística.La base del cáliz es de gran tamaño y está decorada con racimos de uvas, simbolizando el vino que durante la Eucaristía se convierte en la Sangre de Cristo. Un poco más arriba aparece una serie de cabezas de ángeles que separan varias representaciones de figuras religiosas, masculinas y femeninas, así como escenas del Nuevo Testamento. Podemos distinguir a San Pedro, una imagen femenina que probablemente represente a la Virgen María y una escena con la Virgen a los pies de Cristo crucificado. Sobre la base, el nudo central está adornado de nuevo con racimos y vides, y con cabezas aladas de ángeles.La copa muestra una ornamentación igualmente atractiva. Está formada por un soporte de plata calada unido al tallo, dentro del cual se asienta la copa en sí, de plata lisa. Uno de los grabados representa a una figura femenina con un ancla, atributo tradicional de Santa Filomena en la iconografía cristiana. También aparece una representación de la Virgen portando una cruz y la Hostia consagrada. En tercer lugar podemos ver otra figura femenina acompañada de tres niños pequeños. Las tres efigies, llenas de belleza, están separadas entre sí por tres plantas: trigo, juncos y vid. Tanto el cáliz como la patena están contrastados en todas sus partes, en la copa y en el pie, lo que da fe del origen y la calidad de la plata con la que están realizados.Este impresionante cáliz de obispo es una pieza de colección, digna de un gran museo de arte sacro o para volvese a consagrar y devolverlo a la Iglesia. Será una adquisición de lujo para el coleccionista más ambicioso.Medidas: Cáliz: Base: 160 mm. Altura total: 300 mm. Altura copa: 85 mm. Ancho copa: 95 mm. Patena: 160 mm diam.

30 Piezas Recomendadas Dentro De La Misma Categoría: