C-328

Cáliz y Patena de plata, Francia 1900

Sencillo y elegante cáliz antiguo de plata y metal con más de 100 años de antigüedad. Va acompañado de su patena. Bien conservado.

authentication_certify

Precioso cáliz con copa de plata maciza, pie de metal plateado y patena de plata, muy bien conservado y con finos detalles grabados a mano. Ambas piezas proceden de Francia y están fechadas circa 1900. Las piezas de plata llevan los clásicos contrastes, en la copa y en la patena, que garantizan su calidad y origen. Hay un total de dos sellos en cada pieza: el que marca la plata francesa y el del platero. El cáliz muestra un diseño sencillo y sobrio, sin motivos grabados o relieves: es un estilo muy en línea con la corriente neo-medieval que se puso de moda a finales del siglo XIX y principios del XX. El caliz está formado por un tallo de forma cónica que parte de una base amplia y circular; la base se eleva y afina hasta estrecharse en un estilizado cuello. La copa del cáliz es de plata, mientras que el pie es de metal plateado.

En la base podemos ver grabado el crismón o cristograma (monograma del nombre de Cristo), formado por las letras griegas X y P. Entre el cuello y la copa podemos ver un nudo redondo y liso, que crea una atractiva transición entre ambas partes. La copa es ancha y lisa, con el interior chapado en oro; lleva algunos arañazos superficiales en su cara exterior, poco visibles. Todos los copones llevan este acabado en el interior de la copa, ya que el Cuerpo de Cristo (la Hostia consagrada) únicamente puede permanecer en contacto con el oro, por ser el más noble y rico de los metales. La copa del cáliz mantiene el estilo del resto de la pieza, con una superficie lisa y pulida sin ornamentación alguna. En cuanto a la patena de plata maciza que acompaña al cáliz, se trata es una pieza lisa y discreta que mantiene el estilo medieval del cáliz. En su superficie encontramos como única decoración el crismón grabado a mano, claramente visible y con las letras bellamente entrelazadas. La patena muestra los mismos contrastes que el cáliz: ambas piezas conforman un conjunto muy especial, lleno de sencillez y elegancia y destinado a perdurar a lo largo de los años y las generaciones.

Este cáliz antiguo y su patena de plata nos recuerdan a los primeros tiempos de la iglesia, por la sencillez de su diseño y su discreto atractivo. Ambos destacarán dentro de cualquier colección de platería religiosa.

Medidas: Cáliz: Ancho de la Base: 13 cm. Alto: 17 cm. Ancho Superior: 11 cm. Peso: 500 g. Patena: Diámetro: 13.5 cm.

22 Piezas Recomendadas Dentro De La Misma Categoría: