C-442

Antigua Calculadora Curta II En Excelente Estado. Alemania, 1963

Original calculadora alemana Curta II en estado de funcionamiento. Estéticamente está casi perfecta. Conserva la funda de metal original.

authentication_certify

Auténtica calculadora mecánica Curta II, todo un icono entre las máquinas de calcular del siglo XX, fabricada en Alemania en febrero de 1963 (de acuerdo con el número de serie impreso en la base). La calculadora funciona de maravilla: las palancas y la manivela se mueven de forma fluida y suave, siendo todo un placer de manejar. La calculadora se presenta con su funda de metal original: tanto la máquina como la funda se encuentran en un estado impecable, en el aspecto organoléptico y en el funcional. Es una pieza muy especial y exclusiva, perfecta para completar una buena colección de máquinas mecánicas del siglo XX.

El cuerpo cilíndrico de la calculadora es de metal y lleva un acabado gris mate muy bien conservado. En él aparece impreso el nombre de la marca CURTA en letras blancas. En el cilindro, a intervalos regulares aparecen las ranuras con las pequeñas palancas de plástico en color rojo y negro, destinadas a escoger las cifras. En la parte superior, la palanca permite conocer el resultado de las operaciones en las casillas correspondientes. En la base de la máquina podemos ver el modelo de la calculadora (Type II), el nombre y ubicación de la empresa fabricante, el nombre de su diseñador (Curt Herzstark) y el número de serie 522861. También hay una etiqueta con el nombre del distribuidor francés. Por su parte, la funda de metal esmaltada en negro está en perfecto estado y lleva también el nombre CURTA impreso en la tapa.

Los coleccionistas de calculadoras antiguas valorarán esta fantástica calculadora Curta II, tanto por su atractivo inherente como por su excepcional estado de conservación.

Historia de las Calculadoras Curta

Las calculadoras Curta son máquinas de funcionamiento mecánico de diseño sencillo, cien por cien fiable. Hasta la llegada de las calculadoras electrónicas en los años 70 del siglo XX, las Curta fueron las calculadoras más populares de todos los tiempos. Su diseño se debe al talento de Curtz Herztark, un inventor austriaco de ascendencia judía que se inspiró en el diseño del Aritmómetro de Leibniz y de la evolución del mismo por parte de Charles Thomas. Su diseño, compacto y cilíndrico, hace que estas calculadoras sean ligeras y muy sencillas de transportar: caben en la palma de la mano.

La primera calculadora Curta vio la luz en Viena en 1903, pero el diseño no fue patentado hasta 1938. Este año, los nazis obligaron a la empresa a concentrar sus esfuerzos en fabricar material de guerra para su ejército. En 1943 Herztark fue llevado al campo de concentración de Buchenwald, donde se le conminó a continuar con el diseño de la calculadora con la idea de entregárselo a Hitler para celebrar la futura victoria de los Nazis en la II Guerra Mundial. Sin embargo, en 1945 las fuerzas norteamericanas liberaron a los prisioneros del campo; tras la guerra, Herztark fundó su propia fábrica de calculadoras Curta en Sommertal, Alemania. Poco después el inventor se trasladó a Austria, temiendo que el gobierno soviético le enviase a Rusia. La firma Curta se mantuvo operativa durante décadas; Curtz Herztark siempre se benefició de las ventas de sus calculadoras hasta los años 70, cuando los modelos electrónicos desplazaron a las máquinas mecánicas.

14 Piezas Recomendadas Dentro De La Misma Categoría: