C-350

Máquina de Escribir Antigua Kappel Mod. 2 Alemania, Años 30

Elegante máquina de escribir antigua Kappel Modelo 2. En buen estado de conservación y funcionando muy bien. Anterior a la II Guerra Mundial.

Vendido

authentication_certify

Preciosa y antigua máquina de escribir Kappel 2, un modelo alemán de principios del siglo XX fabricado en los años 30. La máquina responde al popular diseño de la época, que no solo es altamente decorativo sino que permite escribir perfectamente con todo el encanto de la tipografía clásica. Funciona perfectamente, habiendo sido limpiada y engrasada a fondo para garantizar un rendimiento perfecto. La máquina consta de un cuerpo de hierro fundido esmaltado en negro con aberturas laterales, sólido y estable. El esmalte está en muy buen estado y conserva los filos decorativos en oro y turquesa originales de época.

También se mantiene en buenas condiciones el nombre de la marca KAPPEL, impreso en grandes letras doradas sobre el carro, y el nombre y ubicación de la empresa que podemos ver sobre el teclado. Este, por su parte, está formado por piezas redondas con fondo negro y símbolos claros. Las teclas llevan el anillo cromado de refuerzo típico del diseño de la época. El teclado es alemán, está completo y es totalmente funcional. Las piezas que conforman el mecanismo son de metal cromado y están en magnífico estado, sin rastros de óxido o herrumbre. El contraste que realiza el brillante acabado del metal con el profundo lacado negro añade un interés estético muy especial a esta antigua máquina de escribir.

De gran belleza y testigo de una época convulsa, esta fantástica máquina de escribir Kappel 2 destacará en la decoración del despacho o el salón más especial.

Historia de las Máquinas Kappel

La compañía Kappel fue fundada en Chemintz, Alemania en 1860 para fabricar máquinas de bordar y equipamiento textil. En 1914 lanzaron su primera máquina de escribir, hecho que supuso el despegue comercial de la firma. Durante los años 20 la empresa creció de manera importante; con la idea de sacar al mercado su propia máquina de escribir portátil, en 1930 compraron los derechos del modelo Diamant. Las cosas no fueron bien y en 1931 la empresa se declaró en bancarrota, aunque consiguió sobrevivir convirtiéndose en sociedad limitada. En 1932 lanzaron la Klein-Kappel (Pequeña Kappel), y en 1933 apareció la versión más económica de este modelo, la Kappel Privat. Estas máquinas eran versiones de modelos de Olympia, que aparecían bajo el nombre de la marca. Al mismo tiempo, la empresa seguía comercializando las Kappel standard producidas en su fábrica de Chemintz. Durante la II Guerra Mundial la fábrica fue prácticamente destruida, y aunque en 1949 el gobierno de Alemania del Este se planteó volverla a poner en marcha, al final no fue considerada lo suficientemente importante para el Estado. La difícil situación económica de la posguerra terminó con su historia.