B-839

Máquina de Escribir Antigua Olympia en Buenas Condiciones de Uso. Alemania, Años 30

authentication_certify

Preciosa máquina de escribir antigua Olympia en muy buen estado de conservación, con el estuche y la base originales de madera y en excelentes condiciones de uso. La máquina fue fabricada en Alemania en los años 30 del siglo XX y llama la atención por su belleza y su funcionalidad. Fabricada con materiales de la mejor calidad, está en muy buen estado y se puede emplear sin problemas para mecanografiar todo tipo de de documentos. El mecanismo de esta máquina de escribir ha sido puesto a punto y engrasado, para poder garantizar un rendimiento óptimo. El cuerpo de la máquina es de hierro fundido lacado en negro. El acabado se muestra muy bien conservado, liso y brillante. Las aberturas laterales y trasera están cerradas con paneles de cristal que protegen el mecanismo y dejan ver los fascinantes engranajes. Sobre el carro podemos ver el nombre de la marca, Olympia, como parte de un relieve en metal cromado muy atractivo. A su vez, sobre el teclado aparece el nombre y la ubicación de la empresa fabricante. El teclado de esta máquina de escribir está formado por piezas con fondo blanco y símbolos en negro; es un teclado alemán en impresionante estado de conservación. Por su parte, la base y la cubierta de madera son muy hermosas; la cubierta lleva impreso el nombre de la marca y el fabricante en letras doradas. El conjunto conserva la cerradura y la llave originales en funcionamiento. Esta bellísima máquina de escribir antigua Olympia es un modelo clásico, de gran calidad y en fantásticas condiciones, tanto estéticas como de uso.

Historia de las máquinas Olympia

En 1903, la poderosa compañía alemana AEG tomó en consideración el éxito que las máquinas de escribir estadounidenses estaban experimentando en Europa y decidió sumarse a la tendencia. El ingeniero de la firma Friedrich von Hefner-Altenech contribuyó a desarrollar el modelo Mignon, que fue el primer paso hacia lo que se convertiría en todo un gigante de la industria de las máquinas de escribir: la serie Olympia. De forma oficial, la empresa empezó a utilizar este nombre comercial en 1936. Durante la II Guerra Mundial la fábrica original fue bombardeada y la producción (junto con la marca Olympia) se trasladó a Alemania del Oeste, contra los deseos del gobierno de la Alemania comunista. Una vez en la zona occidental, la marca empezó a expandirse y alcanzó un gran éxito en los años posteriores. Las máquinas Olympia tenían una calidad superior a la de sus competidoras, al incorporar ingeniería alemana de la mayor precisión y materiales (acero y cromo) de mejor calidad. Estas características han contribuido a que gran parte de las máquinas Olympia antiguas hayan sobrevivido a nuestros días en excelentes condiciones.

30 Piezas Recomendadas Dentro De La Misma Categoría: