Calculadoras Antiguas

Las calculadoras antiguas

En el ábaco, la regla de cálculo y otras invenciones está el origen de las calculadoras. La superación definitiva del ábaco comienza en el siglo XVII. A principios del siglo XIX, Charles Xavier Thomas de Colmar inventó el aritmometro a partir de los inventos de Pascal y Leibniz. En el siglo XVII, Pascal había inventado ...

Las calculadoras antiguas

En el ábaco, la regla de cálculo y otras invenciones está el origen de las calculadoras. La superación definitiva del ábaco comienza en el siglo XVII. A principios del siglo XIX, Charles Xavier Thomas de Colmar inventó el aritmometro a partir de los inventos de Pascal y Leibniz. En el siglo XVII, Pascal había inventado una calculadora llamada pascalina y Leibniz había creado un mecanismo de calculadora mecanica que se llamó aritmómetro.

El aritmometro

Perfeccionado por la industria en sucesivos modelos, el aritmometro, alcanzó plena vigencia en el siglo XIX y su uso decayó en la primera mitad del XX. Este mecanismo de metal dentro de una caja de madera o aluminio es robusto, hermoso, escaso y demandado. Un referente en la industria que actualmente honra cualquier colecciones es el aritmómetro de Odhner, inventado en Rusia en 1874 por Willgodt Theophil Odhner. La calculadora Felix emparenta con la Odhner. Tras la Revolución Rusa en 1917, los descendientes de Odhner emigraron a Suiza y el Estado ruso nacionalizó el aritmómetro de Odher. En 1924, Felix Dherzhinsikye, creador de la Cheka, que más tarde evolucionó en KGB, utilizó el diseño de Odhner para fabricar calculadoras en Moscú hasta 1978.

El comptometro y otras máquinas de calcular antiguas

El comptometro y el comptógrafo compitieron con el aritmómetro desde finales del siglo XIX y le sobrevivieron hasta la década de 1970. Funcionan con teclas, en vez del molinete que impulsa el mecanismo del aritmómetro. Son más rápidos, más livianos y más pequeños. En cajas de madera, metal o aluminio, mecánicos o eléctricos, son prácticos, compactos y elegantes. Presentada en 1948, la Curta es una variante del aritmómetro apreciada por los amantes de las máquinas de calcular antiguas. Inventada por Curt Herzstark, prisionero del campo de concentración nazi de Buchenwald, esta calculadora mecanica portátil prueba el poder de la voluntad y de la creatividad. Las circunstancias dramáticas en las que fue creada quizás expliquen su bello hermetismo. Entre las más raras de esta sección, no es extraño que los coleccionistas la codicien.

Los fabricantes de calculadoras antiguas

Los alemanes se destacan en la fabricación de máquinas de calcular antiguas. Sobresalen la Brunsviga, llamada así porque operó, entre 1892 y la década de 1960, en la ciudad alemana de Braunschweig; la Thales, que fabricó entre 1911 y finales de 1960; la Triumphator que, fundada en 1900, operó hasta 1965; la Lipsia, que fabricó calculadoras entre 1914 y 1954, y la marca Mercedes-Euklid, que abrió a principios del siglo XX y a partir de 1945 se inclinó por la tecnología de calculadoras eléctricas. Otros fabricantes fueron la estadounidense Burroughs y, en Rusia, Odhner.

La calculadora mecanica como antiguedad coleccionable

A partir de la década de 1970, las calculadoras electrónicas desplazaron a las mecánicas. Gracias a que son mecánicas y a su increíble calidad, las calculadoras antiguas siguen siendo útiles. Y sobre todo son piezas de colección destacadas por su majestuosidad, belleza y valor histórico.
Más

Calculadoras Antiguas 

Hay 1 producto.
Mostrando 1 - 1 de 1 item
Mostrando 1 - 1 de 1 item

Catálogo

Nuestras recomendaciones

Novedades

Promociones especiales

Información