Telégrafos Antiguos

Hoy día nos parece imposible que hubiera un tiempo en el que no existieran medios para comunicarnos en la distancia. Pero lo cierto es que hasta la llegada de los telégrafos antiguos, la única forma de contactar entre las personas y de difundir la información era el correo postal. Por esta razón, la invención del telégrafo se puede considerar un...

Hoy día nos parece imposible que hubiera un tiempo en el que no existieran medios para comunicarnos en la distancia. Pero lo cierto es que hasta la llegada de los telégrafos antiguos, la única forma de contactar entre las personas y de difundir la información era el correo postal. Por esta razón, la invención del telégrafo se puede considerar una de las más importantes en la Historia de la Humanidad. Gracias a este ingenioso aparato, las noticias empezaron a ser conocidas con rapidez y la forma de entender el mundo jamás volvió a ser la misma. Hoy día, los aficionados a coleccionar antigüedades relacionadas con las comunicaciones otorgan un valor especial a los telégrafos antiguos y sus componentes. Y no es de extrañar: se trata de piezas mecánicas realmente fascinantes, que en muchos casos siguen funcionando y mantienen intacto todo su poder de atracción.


Historia de los telégrafos y los aparatos Morse antiguos


El nombre de “aparatos Morse” se debe al que está considerado el inventor del telégrafo: Samuel F. B. Morse, un artista norteamericano nacido en 1971. Sin embargo, y aunque Morse fue el primero en construir un aparato de telegrafía tal y como hoy lo conocemos, antes se desarrollaron una serie de descubrimientos e invenciones (a cargo de figuras como Francisco Calvá y Campillo o Carl Friedrich Gauss) que condujeron hasta el diseño final. Cuenta la historia que Morse decidió inventar un aparato que pudiese transmitir información de manera rápida, después de enterarse de la muerte de su esposa una semana después de que aconteciera el triste suceso. Además del diseño del aparato, Morse creó el código que lleva su nombre con la ayuda de Henry y Alfred Vail. El inventor construyó el primer telégrafo en 1837, y siete años después se hizo la primera comunicación por este medio. Los telégrafos antiguos fueron el primer paso para la aparición de uno de los inventos más importantes de los últimos siglos: el teléfono.


Partes de una estación telegráfica antigua


Existen dos tipos de estaciones telegráficas: las estaciones emisoras y las estaciones receptoras. Las primeras cuentan con llaves, también conocidas como punteros, manipuladores o impulsores, destinadas a transmitir la información en código Morse. Las estaciones receptoras, por su parte, cuentan con impresoras telegráficas que imprimen los signos recibidos en bobinas de papel. Estos signos serán posteriormente descifrados por un operario, que los transformará en palabras, frases y mensajes. Otro elemento importante de la estación receptora es el galvanómetro, una aportación del científico inglés Lord Kelvin gracias al cual se puso en funcionamiento el primer cable telegráfico que conectó Londres con Nueva York, en el año 1866.


Testigos de un pasado fascinante


Los galvanómetros antiguos, las llaves Morse antiguas y los telégrafos antiguos en general son artículos llenos de magnetismo, con una belleza y un interés que viene dado por su funcionalidad. Hoy día, las estaciones telegráficas antiguas y sus componentes (juntos o por separado) forman parte de las colecciones más importantes. Podemos encontrar magníficas piezas en colecciones particulares, pero también en los museos de la ciencia y la tecnología más importantes del mundo. Su precisión, su intrínseca belleza y el ingenio que despliega su invención las convierten en auténticas joyas, tesoros de un tiempo pasado que coincidió con la llegada de la Modernidad.

 

Más

Telégrafos Antiguos 

Hay 3 productos.
Mostrando 1 - 3 de 3 items
Mostrando 1 - 3 de 3 items