Máquinas de Escribir Antiguas

Maquinas de escribir, una larga historia de éxitos

Si la invención de la escritura marcó el inicio de la Historia propiamente dicha, la aparición de la máquina de escribir permitió depurar esta técnica hasta límites insospechados. El primer gran ejemplo llegó en torno a 1865 bajo la firma de Rasmus Malling-Hansen. Este prototipo, llamado Malling...

Maquinas de escribir, una larga historia de éxitos

Si la invención de la escritura marcó el inicio de la Historia propiamente dicha, la aparición de la máquina de escribir permitió depurar esta técnica hasta límites insospechados. El primer gran ejemplo llegó en torno a 1865 bajo la firma de Rasmus Malling-Hansen. Este prototipo, llamado Malling-Hansen en honor de su inventor, no fue exactamente la primera máquina de este tipo pero sí fue pionera en cuanto a su comercialización. El camino continuó en las décadas siguientes con las aportaciones de Remington o Hammond entre otros, que llevaron las máquinas a altas cotas de popularidad. En las primeras décadas del s. XX, su uso era ya universal gracias a firmas como Smith Premier u Olivetti, llegando entonces los modelos eléctricos desarrollados por la International Business Machines Corporation. En la actualidad, tan fascinante mundo es objeto de deseo de coleccionistas de todo el planeta.

Los grandes nombres propios de las máquinas de escribir antiguas

Si la historia general de las maquinas de escribir resulta fascinante, conocer el quién es quién de los fabricantes que las popularizaron es imprescindible para los coleccionistas.

  • Remington: impulsada, principalmente, por el norteamericano Christopher Latham Sholes, fue el primer gran fabricante.
  • Caligraph - American Writing Machine Company: perfeccionó la fabricación de máquinas de escribir para competir de tú a tú con las Remington. Operó entre 1880 y 1908.
  • Hammond: fundada por James Bartlett Hammond en 1880, de su taller salió la primera máquina políglota y un nuevo concepto técnico. Mantuvo su denominación original hasta 1926.
  • Yost: sinónimo de sofisticación, nació en 1888 impulsada por George Yost, que había trabajado previamente con Scholes y Caligraph. Estuvo en el mercado hasta 1908.
  • Smith Premier: otra representante de las primeras fases de la industria mecanográfica surgió en 1890 en el seno de una fábrica de armas ( L.C. Smith & Brothers) y fue adquirida por Remington en 1908.
  • Olivetti: ya en el s. XX, Camilo Olivetti impulsó la primera gran compañía europea (1908). A diferencia de sus predecesoras, sigue en activo a día de hoy aunque orientada a la electrónica.
  • Underwood: John Thomas Underwood la fundó en 1895 y, pese a arrancar por detrás de sus principales rivales, logró sobrevivir a casi todos ellos y continúa fabricando (con otra orientación) en la actualidad.
  • Muchas más: Densmore o National Typewriter Company serían otros notables ejemplos entre varias decenas de ellos

Tipos de máquinas de escribir antiguas

El primer gran criterio para clasificar estas antiguedades es si disponen o no de teclado. En el primer caso, destacan las de índice, que se dividían a su vez en las de formato circular, cuadrangular o lineal, siendo ejemplos muy poco habituales y, por ende, codiciados. Entre las que disponen de teclado, el gran criterio de clasificación pasa por el golpeo de la tecla (inferior, superior, frontal, de roseta...). Por último, la disposición del teclado es otro importante factor para situar las máquinas en una u otra categoría. Y es que, pese a las características comunes, cada modelo histórico cuenta con unas singularidades que lo hacen único y valioso.

Más

Máquinas de Escribir Antiguas 

No hay productos en esta categoría